NIC, nuestras primeras semanas | Neo